jueves, diciembre 01, 2005

Entre lides de una alcoba.

Voy a tragarme todo lo que dices, a clavarme letra por letra en mi piel todas tus palabras como agujas de acupunturista ¿de algo servirá?.

Remedios caseros.

Eres agua helada que no apaga; enciende las llamas del fuego que tú dices ver en mi.
Voy a mantener despierto al guerrero de mi soledad
Voy a ponerlo a luchar en tu lid que inserto en medio de la mia las palabras mortales en una noche de mala estrella.

Enroscate y asfixiame serpiente luminosa, llename de tu rencor sin incluirte. Pateame y despues acariciame y soplame y vomitame.. Y cuando cenizas sea, corta un trozo de tu carne y alimentame alimaña.

Entonces jurame y escupeme que te importo.. "Me importas".. y riete cuando yo lo crea; picame y apagame , pero no dejes que me extinga.

Destroza los restos de alas antiguas para que el repuesto florezca, y el veneno comience a salir.

Quedate hasta mañana.. hasta que mientas y me abandones y entonces quéde como al inicio: Quemandome solo pero vivo (¿si no has de abandonarme a que has venido?).

(Quedate..).. y muerdeme.

1 comentario:

Mr. Misantropía. dijo...

A veneno.. pero de ese que no mata, pero como apendeja.

¿Oír sin escuchar?.. no se puede, comienzas de nuevo a hacer "ruido".. ¿con tu cascabel?..